LOS HOTELES NO LOS CUIDAMOS, PERO NUESTRAS CASAS Y PROPIEDADES LAS CUIDAMOS, ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

Categoría: Sin categoría


¿Se habían cuestionado que lo “temporal” o “no propio” no lo cuidamos, mientras que lo “atemporal” si lo cuidamos y más si es “propio”?

Empecemos hablando de ¿qué sería eterno o atemporal? En ¿realidad existe algo que sea eterno? Podríamos pensar que en realidad nada es eterno porque hasta los mejores matrimonios se terminan… alguno se cansa, otro se muere antes que el otro, o se consigue otra persona…Así de cruel y pesimista sería esta visión de la “realidad”.

Pero aun sabiendo que todo se va a acabar, tendemos a cuidar y proteger en exceso todo lo que consideramos propio y atemporal. En cambio, lo que no es propio, no lo cuidamos tanto, no le prestamos tanta atención.

Por ejemplo, en los hoteles no nos preocupamos de organizarlos y ponerles cosas bonitas, pues no son nuestros y son temporales. Pero claro, a nuestras casas o a nuestros cuerpos los cuidamos como tesoros: a las casas las protegemos con seguros costosos, les llevamos flores para que luzcan hermosas, y a nuestros cuerpos los llevamos al médico, les compramos las mejores cremas para que luzcan radiantes. Pero en realidad, esto también se va a acabar… Mala noticia.

¿Se habían planteado esto? Tal vez no. Por eso hoy quiero hablar del término DESAPEGO. Y cuando hablo de desapego no me refiero a renunciar por completo a todo, me refiero a no “aferrarse” tanto a las cosas, a soltar el “apego” que tenemos y estar más tranquilos, más relajados como cuando vamos a un hotel que no es nuestro, ese sería el ideal frente al contacto con el mundo físico. De lo contrario, podemos sufrir mucho cuando algo sale “mal”, o cuando un objeto se nos rompe, o destruye.

Por eso hoy, los invito a tener una mirada acerca de las cosas mucho más relajada, para que esa relación con el mundo material no genere tanto apego y por ende sufrimiento.

Una vez más, todo está adentro y depende de nuestra propia percepción.

Recuerda, “Lo mejor siempre pasa adentro, en tu propio Hogar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares